jueves, 4 de octubre de 2012


Del pasado a la actualidad

Al recibir Luján, en 1755, la categoría de Villa, también obtuvo el derecho a poseer Cabildo, Justicia y Regimiento. Las obras de edificación comenzaron en 1770 y  culminaron en 1779, emplazando, para siempre, al Cabildo de la Villa de Luján, a metros del Río Luján.

Sus paredes y pasillos guardan secretos, tesoros y acontecimientos decisivos para la historia Argentina. Por ejemplo, en las Invasiones Inglesas, el robo de caudales y el alojamiento, como prisioneros, de los jefes  ingleses. Otro suceso de relevancia, que coloca al Cabildo como protagonista importante, fue la prisión del general José María Paz, en la época rosista.  

Al llegar a la presidencia, el Dr. Bernardino Rivadavia tomó varias medidas, entre ellas decretó, en 1821, suprimir los cabildos. Por consiguiente, el edificio de Luján obtuvo varios usos antes de convertirse en lo que es hoy, el Museo Histórico.  Al poco tiempo de cerrarse como Cabildo, paso a ser sede del Juzgado de Paz y en 1856, cuando fue conformada la Corporación Municipal, se destinó como municipalidad lujanense, hasta 1910.


Primeras imágenes del Cabildo. Hoy se conservan en el archivo del museo.



Peligró el Cabildo

El deterioro edilicio era una razón justificable para pensar en su inminente demolición. Hasta que, en 1917, apareció una figura que sería muy importante, tan trascendental como la historia que les estoy contando.  Gracias a Don Domingo Fernández Beschtedt, comisionado municipal, hoy podemos disfrutar del Museo de Luján. Él, pidió el apoyo de la comunidad e interesó al interventor de la Provincia de Buenos Aires, Don José Luis Cantilo, para que no se demoliera el bloque edilicio y fuera destinado como museo. Las gestiones de este lujanense hallaron eco positivo y en consecuencia, el 31 de diciembre de 1917 se decretó que el edificio del Cabildo de Luján fuera reservado para asiento del Museo Colonial e Histórico de la Provincia de Buenos Aires. 

Establecido como lugar de exhibición, en 1918 se incorpora a este edificio la Casa del Virrey, denominada así por la estadía del Virrey Sobremonten en 1806. Ambas construcciones fueron declaradas, ya en 1942, Monumentos Históricos Nacionales, por el Poder Ejecutivo Nacional.


El 12 de octubre de 1923 abrió por primera vez sus puertas al público, bajo la dirección de Don Enrique Udaondo, con 5 sala: Prisioneros, Invasiones Inglesas, Don Muñiz, Juan Manuel de Rosas, Independencia y la Sala Capitular.

Los años fueron pasando y las edificaciones crecían, gracias al empeño que mostraba su director. Tal es así, que el número de piezas ascendía, provocando la construcción de más salas y el Museo de Transporte.

Hoy, ambos museo, bajo la dirección del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, exponen objetos ricos en historia y cultura. En el Cabildo Histórico se encuentran las salas: Una villa y su escuela, Calabozos, Cabildo de la villa de Luján, Virreinato del Río de la Plata, Invasiones Inglesas, Revolución de Mayo, Luchas por la Independencia, Autonomías provinciales, Presidencia de Rivadavia, Época Federal, Organización Nacional, Argentina Moderna,  De la democracia representativa a la democracia social, Sagrada Magia de lo Eterno, El Arte en la Cultura criolla, Capilla,  Galería de bustos,  Exposiciones temporarias y Patios.

Entrada del Cabildo 


En el Museo de Transporte está: La primer locomotora que circulo por la pampa , “La Porteña”; el hidroavión “Plus Ultra”, con el que se realizó el primer vuelo entre Europa y América del Sur; una carreta quinchada, utilizada por el campamento “El Plumerillo” a cargo de Don José de San Martín; las carrozas utilizadas por los gobernadores de la Provincia de Buenos Aires y los presidentes argentinos; el velero “ Legh” de Vito Duma y los reconocidos caballos criollos que unieron Buenos Aires con Nueva York, “Gato y Mancha”.









Frente del Museo de Transporte



Luján es ideal para pasar el día y recorrer la Basílica Nuestra Señora de Luján; el Río y sus recreos; los parques de diversiones, para los más chiquitos; y, principalmente, el Museo Colonia e Histórico y  de Transporte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada